El Banco Central Europeo ha anunciado las primeras compras de cédulas hipotecarias, aunque el importes se ha limitado a 23 millones de euros. El programa puesto en marcha por el BCE eleva estas adquisiciones de activos previstas hasta los 60.000 millones de euros.