El Banco de Japón (BOJ) inició hoy su reunión mensual de dos días destinada a estudiar los tipos de interés, actualmente en un bajísimo 0,1 por ciento, y nuevas medidas para estimular la economía. Analistas citados por la agencia local Kyodo auguraron que la entidad emisora nipona mantendrá los tipos de interés invariados, a causa del escaso margen de maniobra que le permite su actual nivel. Además, se espera que el BOJ estudie medidas adicionales para asegurar la liquidez al mercado en momentos en que la segunda economía del mundo se encuentra inmersa en la recesión desde mediados del pasado año.