El Consejo de Política Monetaria del Banco de Japón (BoJ) decidió por unanimidad mantener los tipos de interés en el 0,1% con el objetivo de apuntalar la recuperación económica y hacer frente al "desafío crítico" que supone la deflación.
 El instituto emisor japonés apuntó que su escenario base prevé que el ritmo de mejora de la economía será "moderado" hasta mediados del ejercicio fiscal 2010, aunque a partir de entonces espera que la recuperación del sector empresarial derivada de la mejora de las exportaciones se contagie a las economías domésticas y contribuya a una gradual subida de las tasas de crecimiento.

Respecto a la evolución de los precios, las perspectivas del BoJ contemplan que las expectativas de inflación a largo plazo se mantengan estables y que la tasa de caída interanual de la inflación subyacente, que excluye los alimentos y la energía, se modere como resultado de la disminución del impacto de las variaciones en los precios del petróleo.

"El banco considera que superar la deflación representa un desafío crítico para la economía de Japón y así retornar a un crecimiento sostenible con estabilidad de precios", señaló la entidad en un comunicado en el que asegura que "para lograr este fin el BoJ mantendrá su contribución a través de la política monetaria y mantendrá un entorno financiero extremadamente acomodaticio".