El Banco de Japón inyectó un billón de yenes (8.500 millones de dólares, 6.250 millones de euros) en los mercados monetarios este viernes para paliar los efectos debidos a la crisis del sector de préstamos hipotecarios a riesgo en Estados Unidos. La suma es la más elevada desde el billón de yenes que el Banco de Japón inyectó en los mercados monetarios el pasado 29 de junio. El jueves, el banco central nipón ya introdujo 400.000 millones de yenes. La decisión del Banco de Japón llega después de que el Banco Central Europeo (BCE) inyectara el jueves en la zona euro la cantidad récord de 94.800 millones de euros, para permitir a los bancos enfrentar la escasez de liquidez provocada por la crisis en el sector hipotecario a riesgo estadounidense.