El gobernador del Banco de Italia, Mario Draghi, subrayó hoy la necesidad de evitar "las interferencias políticas en la valoración del mérito para conceder crédito", ya que debe mantenerse como una "actividad empresarial". Para Draghi, que intervino en la comisión de Finanzas de la Cámara, la concesión del crédito debe estar basada en "una prudente apreciación profesional de la validez de los proyectos empresariales", según informa la prensa italiana. Por eso, el gobernador del banco central italiano apuntó que el papel de la administración pública en el análisis de la concesión de préstamos no debe sobrepasar el límite de la presión a los bancos, para que no se relajen "los criterios de sana y prudente gestión de la selección de la clientela". A su juicio, las intervenciones de los diversos gobiernos y bancos centrales han logrado impedir un colapso del sistema financiero global, pero no han conseguido "claridad en los balances de los bancos que más han invertido en los títulos llamados tóxicos".