El Banco de Inglaterra mantiene los tipos de interés en el 0,5% del mismo modo que no alteró el programa de emisión de dinero para la reactivación del mercado crediticio conocido como quantitative easing, con el que hay comprometidos 200.000 millones de libras (unos 222.000 millones de euros).