El Banco de Inglaterra ha cumplido con el guión previsto al dejar cin cambio, en el 0,5%, los tipos de interés, y al mantener su programa de compra de activos por valor de 175.000 millones de libras.