La principal entidad monetaria de Inglaterra no mueve un ápice su política económica: mantiene los tipos en el medio punto porcentual y el programa de compra de bonos.

La reunión mensual del Banco de Inglaterra deja pocas sopresas. El organismo monetario ha mantenido los tipos al 0,5% al tiempo que deja sin cambios su programa de compra de bonos en 275.000 millones, el mismo nivel al que lo elevó en su anterior reunión.