El Banco de Inglaterra aumentó su programa de medidas cuantitativas el jueves al elevar el importe de su compra de deuda a 175.000 millones de libras desde los 125.000 millones anteriores, mientras que mantuvo el tipo de interés clave en el 0,5 por ciento.
La decisión del banco central permite a la entidad continuar con el programa de compra de activos con dinero fresco, comenzado en marzo para ayudar a una economía en recesión. Lo último de los 125.000 millones de libras originales se gastaron a finales de julio.