El Banco de Francia registró, el año pasado, un beneficio de 2.317 millones de euros, un incremento del 86% respecto a 2006, que se explica sobre todo por el aumento de la circulación fiduciaria (monedas y billetes) y por el incremento de los tipos de interés. La circulación fiduciaria de monedas y billetes de euros creció en 2007 un 8,9%, un ritmo no obstante inferior al 11,2% registrado el ejercicio precedente,según ha explicado en conferencia de prensa el gobernador del Banco de Francia, Christian Noyer.