La economía francesa ha experimentado una caída del 0,8 por ciento durante el primer trimestre, según una estimación presentada hoy por el Banco de Francia, que revisa a la baja la que había avanzado el mes pasado, cuando preveía un descenso del 0,6%. De confirmarse estas cifras, Francia estaría ya técnicamente en recesión, puesto que en el cuarto trimestre el Producto Interior Bruto (PIB) había retrocedido el 1,1%, de acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística (INSEE).
En su último informe trimestral de coyuntura del mes pasado, el INSEE había calculado que el PIB francés disminuiría el 1,5% en el primer trimestre de este año y el 0,6% en el segundo. Si en la segunda mitad del año la situación fuera de estancamiento, 2008 se cerraría con un descenso de la actividad del 2,9%.

El Gobierno, por su parte, espera una reducción del PIB del 1,5% en el conjunto del ejercicio, cifra que contrasta con el bajón del 3,3% que espera la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en su última edición de perspectivas económicas hechas públicas en marzo.

Por otro lado, el Banco de Francia indicó que en marzo la actividad industrial retrocedió a un ritmo comparable al de febrero, de acuerdo con las conclusiones de su encuesta sobre la coyuntura.

En los servicios, la caída de la actividad "se acentuó sensiblemente" respecto al mes precedente, con una nueva caída tanto de los precios como de los efectivos en este sector, precisó la entidad emisora en un comunicado.