El Banco de China (BOC), tercer mayor prestamista mundial, registró unos beneficios de 64.360 millones de yuanes (9.330 millones de dólares, 6.800 millones de euros) en el año 2008, una cifra un 14,42 por ciento mayor que la de 2007. Según los resultados publicados en su web oficial, los activos totales del banco ascendieron a 6,95 billones de yuanes (1,01 billones de dólares, 750.000 millones de euros), un 16,03 por ciento más que en el año 2007. Los depósitos en 2008 ascendieron a 5,1 billones de yuanes (746.000 millones de dólares, 550.000 millones de euros), un ascenso del 15,95 por ciento con respecto al año anterior.