La solución de la actual crisis económica pasa “porque los bancos reconozcan sus pérdidas, a pesar de que la reducción o ampliación de capital necesaria pueda incidir sobre su cuenta de resultados”. Solo así comenzará a verse de nuevo la confianza en los mercados. El Presidente de la Asoaciación de Banca Española (AEB), Miguel Martín Fernández ha indicado que la primera solución “tiene que llegar de Estados Unidos pues si la economía sigue sin reaccionar, todos sus activos seguirán depreciándose y seguirá impactando sobre la economía europea”. Asegura que la restricción del crédito no es una buena solución porque “el credit crunch evitaría la recuperación de la economía. A pesar de ello, la banca española ha funcionado correctamente en los últimos diez meses de crisis. Lo que le ha llevado a denominar la situación como “una tormenta casi perfecta”.
Los bancos han sido los grandes protagonistas de la situación que viven actualmente los mercados financieros. Sin embargo, “la crisis financiera ha finalizado pero no la crisis económica”, según el Presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín Fernández. Opina que vivimos una “tormenta casi perfecta”, y señala que este casi proviene de una crisis “que no ha conseguido llevarse por delante al sistema financiero”, especialmente al español. Estar bien preparados, tener una liquidez bien gestionada, unas buenas bases de capital y unas buenas provisiones han sido características que ha reconocido el mercado “pues desde el principio de la crisis los bancos españoles han sido los menos penalizados en el mercado de valores”. Sin embargo, tiene claro que “aunque los bancos españoles son ajenos a las causas generadoras de la crisis, no son inmunes a sus efectos”. Miguel Martín tiene claro que “el mercado discrimina” y pone como ejemplo el caso de los bancos suizos, americanos e ingleses, entre otros. Llegados a este punto ¿cómo atajamos el problema? El director de la AEB advierte de que “la resolución de la crisis depende de la evolución macro de USA” pues si el motor económico no funciona “impactará sobre la economía europea”. Ello conllevaría adoptar medidas eficaces por parte de gobiernos y bancos centrales, facilitar la liquidez y que las entidades reconozcan las pérdidas y sean transparentes. Martín asegura que “la bajada de tipos en EEUU no sirvió para resolver el problema pues “contrarrestaba con el mayor diferencial que los bancos restaban unos a otros”. Esto, asegura, introduce el llamado círculo vicioso “en que la economía financiera perjudica a la real y viceversa”. Por el lado de las empresas “tendrán que reconocer sus pérdidas, realizar aumentos o reducciones de capital y eso indudablemente incidiría sobre su cuenta de resultados”, pero lo que no tienen que hacer es reducir el crédito puesto que “provocaría un crédit crunch que haría que la economía no pudiera recuperarse”. Otro problema del que advierte es del incremento en la morosidad pues “conforme la economía vaya hacia abajo, la morosidad seguirá incrementándose”. ¿Hasta dónde? Miguel Martín advierte de que es un dato imprevisible pero no es el auténtico problema de la banca. Y sentencia que “el verdadero problema de la banca viene de la normalización de los mercados financieros”.