Boeing  informó el jueves que registró pedidos nuevos por nueve aviones durante la última semana, pero que nuevas cancelaciones la dejaron con un aumento neto de sólo un avión en el primer semestre del 2009. Qantas Airways redujo la semana pasada su pedido por el modelo aún en desarrollo 787 de Boeing de 65 a 50, mientras que los cinco aviones adicionales pedidos por All Nippon Airways ya habían sido registrados bajo la categoría "cliente no identificado". Los nuevos pedidos de la última semana incluyen un 737 para Aerolíneas Argentinas, así como seis aviones 737 y dos 767 para clientes no identifiados. La compañía perdió pedidos para un 737 y un 777 de clientes no identificados. El resultado neto de un sólo pedido en el primer semestre contrasta con el auge disfrutado durante los últimos cuatro años. El año pasado, la compañía recibió pedidos netos por 662 aviones. La empresa rival Airbus había recibido pedidos netos nuevos por sólo 11 aviones para el final de mayo, comparados con los 777 del 2008, pero los contratos firmados durante la reciente Exhibición Aérea de París hicieron que el total supere los 40.