La decisión del Banco Federal de Australia de mantener los tipos de interés invariados ayuda a elevar el apetito por el riesgo el martes, lo que hace que las divisas refugio como el dólar resulten menos atractivas el martes en Europa. El euro y la libra se benefician de esta situación y del repunte de las acciones a comienzos de la sesión. La libra parece además encontrar fuerza en los comentarios del ministro de Economía británico, Alistair Darling, que dijo que el Banco de Inglaterra podría introducir medidas de expansión cuantitativa esta semana. Esto podría disminuir las especulaciones acerca de otro recorte de tipos en 50 puntos básicos y reducir los diferenciales de rentabilidad de la libra frente al euro. Por su parte, el euro retrocedía frente a la mayor parte de divisas de Europa del Este el martes, que ganaban fuerza tras los fuertes descensos del lunes. A las 10:30  el dólar subía a 97,59 yenes frente a 97,35 yenes a última hora del lunes en Nueva York, mientras que el euro avanzaba a 1,2624 dólares.