La eventual compra de T-Mobile RU podría acarrear problemas de competencia a Telefónica, ya que es filial O2 es actualmente la mayor operadora de telefonía móvil de Reino Unido, afirma el operador de CM Capital Markets Dir Schnitker. Los reguladores podrían reclamarle la venta de activos, dice. Otro obstáculo de la posible compra sería el acuerd de compartición de infraestructuras de Telefónica y Vodafone, añade. Telefónica no hizo comentarios.