Ser inversor es un modo de vida. Así lo aseguran un 80% de los encuestados por el departamento de Productos Cotizados de Société Générale España. Eso sí, no cualquier persona puede ser inversor.  La formación y aumentar las medidas en los mercados financieros, entre los factores clave.
Para un 63% no cualquier persona puede ser inversor, según datos del estudio realizado entre los asistentes a una conferencia sobre Warrants y métodos de Trading celebrada en la Bolsa de Madrid. Para un 85% de los inversores lo más importante para hacer de esto su forma de vida es “estar informado”; mientras que para un 9%, lo más relevante es ser previsor. Tan solo para un 4%, la clave del inversor está en ser atrevido, y para un 2% en ser arriesgado.

Casi el 48% de los inversores españoles interesados en la formación sobre Productos Cotizados cree que se está recuperando la confianza en la inversión en la Zona Euro; aunque para los encuestados esta recuperación no es igual en todos los países, ya que el 40% de los entrevistados cree que la confianza en la inversión mejora “solo en algunos países de la Zona Euro”. Hay un 12% más negativo que piensa “que no existe aún suficiente confianza para invertir”.

Según los interesados en Productos Cotizados, para mejorar la inversión en España es necesario “aumentar las medidas” en los mercados financieros. Una opinión refrendada por el 94% de los entrevistados. Y es que, el 60% de los encuestados opina que las reformas que se han llevado a cabo hasta el momento en la economía española “atraerán la inversión en un medio plazo”; mientras que el 40% restante es más reticente y considera que “no se producirá atracción hacia la inversión a corto plazo”.

La positividad de los inversores pasa por considerar que no existe un excesivo riesgo a la hora de invertir en los mercados de la Zona Euro. Para el 59% de los encuestados el riego es “moderado”, para el 39% este es “alto” y tan solo para un “2%” este riesgo es “muy alto”.

Sobre el porcentaje estimado de crecimiento de la inversión española durante el primer semestre del año, los expertos no tienen una idea demasiado clara de lo que sucederá, aunque sobresale la idea de que habrá un crecimiento negativo menor al 1%. Así lo creen el 35%. El 24% piensan que será un crecimiento negativo superior al 1%. Para un 25% de los encuestados habrá un crecimiento menor al 1%; mientras que el 16% sitúa este incremento entre el 1% y el 2%.