Las expectativas de una recesión económica mundial han aumentado la aversión al riesgo hasta alcanzar un nuevo récord, según la encuesta de gerentes de fondos de Merrill Lynch de septiembre, que señala que el 61% de los encuestados cree probable una recesión en los próximos 12 meses, frente a un 13% que lo creía en junio. Fruto de este temor, los inversores han adoptado estrategias más defensivas, a productos de menor riesgo y acortando el horizonte temporal de inversión. Además, casi dos tercios (65%) de los encuestados creen la política monetaria europea "es demasiado restrictiva". El 39% de los encuestados cree que han empeorado las condiciones de inversión en relación con el mes de agosto. En este sentido, la firma destaca que el sector de los alimentos y las bebidas es visto como un "refugio seguro"