El 54,5% de los desempleados durante el pasado año llegaron a esta situación después de haber finalizado su contrato, 2,4 puntos más que en 2007, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) que elabora el INE. En menor medida, el despido o la supresión del puesto afectó al 17,6% de los parados, cifra que, con todo, fue 5,2 puntos porcentuales superior a los niveles del año precedente.