El 40% del ahorro de las familias españolas, unos 272.618 millones de euros, aún permanecía depositado en marzo en las denominadas cuentas a la vista, es decir, aquellas que no ofrecen remuneración o que prácticamente no abonan intereses, según datos del Banco de España. Este importe es el más elevado desde julio de 2008.
 Entonces, el ahorro de las familias en cuentas a la vista alcanzaba los 275.569 millones de euros, aunque el porcentaje en relación al ahorro total era mayor, el 41,87%, ya que el ahorro ascendía entonces a los 658.097 millones de euros, frente a los 681.299 millones contabilizados en marzo.

El dinero que las familias tenían en cuentas a la vista se situó por debajo de los 270.000 millones de euros en agosto de 2008 y se ha mantenido en este nivel hasta el pasado mes de febrero, ya que las entidades, que necesitaban liquidez, ofrecían importantes remuneraciones en los depósitos.

Sin embargo, la apertura del mercado interbancario y la caída de los tipos de interés ha reducido la rentabilidad de estos productos, elevando de nuevo el dinero que las familias tienen a la vista y reduciendo su ahorro en imposiciones a plazo.

De hecho, el tipo medio ponderado que aplican las entidades financieras en los depósitos a plazo ha caído 0,32 puntos desde enero. En concreto, en ese mes el tipo de interés era del 4,21%, en febrero del 4,05% y en marzo del 4,21%.

Aunque el tipo de interés de los depósitos ha bajado, sigue siendo sensiblemente más alto que el de las cuentas a la vista, que en marzo ofrecían sólo una rentabilidad del 0,55%, pero la vicisitudes económicas hacen que las familias prefieran tener su ahorro disponible y no en productos que graven la salida anticipada.

En concreto, el importe en cuentas a la vista ha crecido un 0,82% en marzo respecto a febrero, mientras que los depósitos cayeron en marzo un 0,14%, respecto al mes anterior.