La administración Obama quiere que sea el gobierno chino, quien presione a Corea del Norte para detener sus ataques contra Corea del Sur.  
China juega un papel muy importante en este enfrentamiento pues puede ser considerado como el único “aliado” y principal socio comercial de Corea del Norte. Para el portavoz del Departamento de Estado, Jim Crowley, “es necesario que China haga cambiar la posición actual de Pyongyang”, además ha añadido que “esperamos que China sea más trasparente, como nosotros lo somos, y que tome una mayor responsabilidad en todo este asunto”

Crowley, comentó que éste es el mensaje que los diplomáticos norteamericanos han hecho llegar a los oficiales chinos tanto en Washington como en Pekín, tras los acontecimientos vividos en el día de ayer en los que el ejército de Corea del Norte atacó una isla surcoreana con decenas de proyectiles matando a dos soldados e hiriendo a otros doce.

Por otro lado, algunos oficiales y analistas estadounidenses cuestionan la influencia que tiene China, en estos momentos, sobre el régimen estalinista.