El conocido inversor ha afirmado que es poco probable que Estados Unidos sea capaz de pagar su deuda y que la rebaja de la calificación de la deuda por parte de S&P se ha producido demasiado tarde, ya que tenía que haber sucedido mucho antes.  

"Me parece física y humanamente imposible que EE.UU pague su deuda" ha indicado Rogers. “Pueden darse la vuelta y seguir jugando a esta farsa, pero EE.UU. está en bancarrota” ha añadido

Los comentarios de Rogers se han producido durante una entrevista en la cadena de finanzas americana CNBC con el jefe de Standard and Poor’s David Beers.

Beers ha dicho que según los cálculos de S&P, el total de la deuda pública de EE.UU., que incluye deuda pública local, estatal y federal será de 11 billones de dólares este año, y se elevará a 14 billones de dólares en 2015 y a 20 billones para 2021.

Para poner estas cifras en perspectiva, según la Oficina de Análisis Económico del gobierno americano, el Producto Interior Bruto anual de Estados Unidos fue de 15 billones en el segundo trimestre de 2011.

Rogers, que ha sido crítico con las políticas económicas de EE.UU. durante algún tiempo, ha explicado que todavía tiene bonos del Tesoro americano a 30 años y acciones en mercados emergentes y compañías tecnológicas americanas pero que para el largo plazo sobre todo tiene francos suizos, dólares y yenes.

También ha afirmado que para el largo plazo apuesta por las commodities especialmente el oro y la agricultura, y ha admitido que algunas de sus posiciones a largo plazo en materias primas pueden sufrir una ola de ventas. Sin embargo, no va a venderlas.

"Se debe comprar casi siempre en época de pánico al igual que se debe vender histeria", ha declarado Rogers. "Tengo oro, estoy preocupado por el oro, que está subiendo tanto que yo no lo voy a vender, pero parece que va a haber una corrección. Espero que entonces pueda comprar más."