Los pedidos recibidos por las fábricas estadounidenses cayeron en abril por tercera vez en cuatro meses, afectados por una baja generalizada en la demanda.
 
Los pedidos bajaron un 0,6 por ciento en abril, dijo el Departamento de Comercio. La cifra de marzo fue revisada para mostrar una baja del 2,1 por ciento, más profunda que el descenso del 1,9 por ciento reportado inicialmente. La caída de abril tomó por sorpresa al mercado, que esperaba un alza del 0,2 por ciento, según un sondeo de Reuters.