Las nuevas viviendas iniciadas en Estados Unidos bajaron un 1,5% en julio hasta una tasa anualizada y ajustada de 604.000 casas.

El dato ha sido mejor de lo previsto por el mercado. Los analistas consultados por Bloomberg esperaban de media una caída mayor, del 4,6%.

Los permisos de construcción, por su parte, bajaron un 3,2%, después de una subida del 2,3% en junio. En este caso, el dato ha sido peor de lo estimado, ya que el mercado esperaba un descenso de sólo el 1,9%.