La cifra anunciada hoy por el Departamento de Empleo estadounidense es algo peor de lo que habían previsto los analistas consultados por Bloomberg, que habían estimado un descenso a 401.000 solicitudes.

En cuanto a la media móvil de las peticiones de las últimas cuatro semanas, que se considera un dato más fiable porque tiene menor volatilidad, cayó en 1.750 peticiones, hasta las 405.500.


El número de estadounidenses que reciben el subsidio por desempleo de forma continuada se redujo en la semana que concluyó el 15 de octubre, hasta 3,645 millones de parados, desde los 3,741 millones de la semana anterior. Se trata del nivel más bajo desde septiembre de 2008.