Las peticiones iniciales de subsidio al desempleo experimentaron una caída en 6.000 solicitudes en la semana que finalizó el pasado 31 de marzo. En concreto, se registraron 357.000 peticiones, según ha anunciado este jueves el Departamento de Empleo.

El dato es peor de lo previsto. Los analistas consultados por Bloomberg esperaban un registro de 355.000 solicitudes, desde las 363.000 de la semana anterior. Este último dato ha sido revisado al alza, desde las 359.000 anunciadas inicialmente.

En cuanto a la media móvil de las peticiones de las últimas cuatro semanas, que se considera un dato más fiable porque tiene menor volatilidad, el dato se redujo en 4.250 solicitudes, hasta las 361.750 solicitudes.

El número de estadounidenses que reciben el subsidio por desempleo de forma continuada cayó en 16.000 personas, en la semana que concluyó el 24 de marzo, hasta 3,338 millones de parados.