El índice de precios de consumo (IPC) de EE.UU. subió un 0,3% en marzo y un 2,7% en un año.

Si se excluyen los precios de alimentos y energía, que son los más volátiles, la inflación subyacente del IPC en marzo fue del 0,2% y del año ha sido del 2,3%, de acuerdo con las cifras del gobierno.

Los precios al consumidor en general subieron un 2,7% a tasa anual, por debajo de la lectura del 2,9% en febrero.

En 12 meses a marzo, el IPC subyacente se elevó un 2,3% después de subir un 2,2% a febrero.

Los datos confirman que la Reserva Federal tiene margen para mantener su política de estímulo monetario que bajó la tasa de interés de referencia a menos del 0,25% en diciembre de 2008 y ha prometido mantenerla así hasta fin de 2014 por lo menos.