El índice Empire State del sector manufacturero de Nueva York se sitúa en enero en los 13,5 puntos, lo que supone una notable mejora respecto a los 8,2 enteros de diciembre (dato revisado a la baja desde los 9,5 puntos publicados en un inicio).

La previsión media de los analistas consultados por Marketwatch apuntaba a un repunte hasta los 11,3 puntos.

Se trata del tercer dato positivo consecutivo después de cinco meses de retrocesos, y tras tocar en abril un máximo de los últimos doce meses de 21,7 puntos.

Una lectura del indicador por debajo de cero indica que más firmas consultadas creen que la actividad caerá frente a las que piensan que crecerá.

Además, las condiciones subyacentes fueron positivas: el índice de nuevos pedidos creció hasta 13,7 desde 6 y el índice de número de empleados creció hasta 12,1 frente a 2,3 en diciembre.