La eléctrica francesa EDF quiere alargar entre 40 y 60 años la vida útil de sus centrales nucleares, una operación que le supondrá una inversión de cerca de 400 millones de euros por reactor y debe de contar antes con el visto bueno de la Autoridad de Seguridad Nuclear (ASN), cuya recomendación se conocerá en 2011, según informa la prensa gala. Con esta perspectiva, la eléctrica presentó a principios de este 2009 a la Autoridad de Seguridad Nuclear un informe con el programa de obras y controles que se realizarán para ampliar la vida de un parque de 58 reactores nucleares, según informó este fin de semana el director general adjunto de EDF, Bernard Dupraz.