La eléctrica francesa EDF ha comprado varios terrenos próximos a plantas nucleares de Inglaterra y Gales, lo que le permitiría construir centrales en el país incluso si no gana la puja por British Energy (BE), cuyo plazo de entrega de ofertas se cree que puede terminar hoy. Según adelanta el diario Financial Times hoy, la compra "sigilosa" de terrenos en Somerset (oeste de Inglaterra) y en la isla de Anglesey (norte de Gales) permitirá a EDF construir hasta tres centrales nucleares. British Energy, la mayor generadora de electricidad del Reino Unido y propietaria de gran parte de sus plantas nucleares, se encuentra en un proceso de venta, que incluirá el 35% que tiene el Gobierno británico.
BE se ha convertido en una compañía atractiva para los grandes grupos energéticos europeos, ya que, junto a las centrales, es propietaria de numerosos terrenos para desarrollar la nueva generación de plantas nucleares. EDF, asesorada por Merill Lynch, prepara una oferta por BE que valoraría la compañía entre 9.200 y 10.200 millones de libras (11.624-12.888 millones de euros), según publica hoy The Daily Telegraph. Podría aumentrse el plazo de presentación de ofertas Aunque en principio se consideraba que el plazo de entrega de ofertas -detalladas y especificando si son individuales o conjuntas-finalizaba hoy, la prensa especula con que se podría ampliar si tanto el Gobierno como British Energy no quedan satisfechos con ellas. El diario afirma que, mientras que preparaba su oferta por British Energy, la eléctrica francesa ha ido comprando terrenos cercanos a las centrales de Wylfa (en Anglesey), propiedad de la Autoridad de Desmantelación Nuclear (NDA, en inglés), y de Hinkley Point, propiedad conjunta de la NDA y de British Energy. Aunque EDF aún no ha comenzado el proceso de solicitud de permiso para construir reactores en esos terrenos, el Financial Times afirma que ésta podría ser una alternativa en el caso de que no salga vencedor de la puja por British Energy. Según se ha publicado, junto a EDF, en la puja por BE estarían interesadas, ya sea de forma individual o a través de un consorcio, la alemana RWE, la española Iberdrola y la británica Centrica, después de las versiones de que la alemana E.On y la sueca Vattenfall parecieran retirarse del proceso. Asimismo, la prensa publicó el pasado mes que un consorcio liderado por la compañía estadounidense Energy Solutions y en el que participa la japonesa Toshiba-Westinghouse negocia con eléctricas europeas y británicas para competir con British Energy en el desarrollo de las nuevas plantas nucleares en el país.