En el marco de su política de dividendo y como muestra de compromiso con sus accionistas, el Consejo de Administración de Ebro Puleva, S.A. ha acordado hoy proponer a la próxima Junta General de Accionistas la distribución, condicionada a la consumación de la operación de venta del negocio lácteo, de un dividendo extraordinario en metálico de 0,60 euros por acción.
El dividendo extraordinario se distribuirá en cuatro pagos trimestrales de 0,15 euros por acción, estando previstas en principio las siguientes fechas de pago: 1 de octubre de 2010, 23 de diciembre de 2010, 4 de abril de 2011 y 4 de julio de 2011.

Este dividendo extraordinario se suma al ya anunciado dividendo ordinario de 0,40 euros por acción correspondiente al ejercicio 2009 que igualmente se propondrá a la Junta General, para su pago en cuatro trimestres a lo largo de 2010, los días 5 de abril, 1 de julio, 1 de octubre y 23 de diciembre.

La solvencia financiera del Grupo Ebro Puleva, que tras la venta del negocio lácteo dejará su deuda prácticamente a cero, permite acometer esta ambiciosa política de dividendo en beneficio de todos sus accionistas.

Por otro lado, el Consejo de Administración ha decidido igualmente proponer a la próxima Junta General de Accionistas el cambio de denominación social. Se ha optado por el mantenimiento del término “Ebro” por el que ya se reconoce a la empresa, dando con ello continuidad a una de sus más importantes señas de identidad tanto en el sector alimentario como en el bursátil, máxime teniendo en cuenta su reciente incorporación al Ibex-35.