La aerolínea de bajo coste británica ganó un 14% en los últimos doce meses, hasta el 30 de septiembre, y totalizó un beneficio de 71,2 millones, debido a que el alto coste del combustible no logró compensar el incremento de su número de pasajeros.