En declaraciones en una conferencia en Bruselas, Durao Barroso indicó que la Unión Europea debe evitar "toda suerte de estimulación artificial" de la actividad económica y mantener su dirección actual, ya que cualquier cambio podría ser contraproducente para el crecimiento.Algunas voces ya comenzaron a reclamar en Europa un plan de relanzamiento similar al anunciado en Estados Unidos por el presidente George W. Bush, con unos 140.000 millones de dólares de rebajas en los impuestos."La zona euro debe protegerse contra los riesgos de recesión", afirmaron en ese sentido los eurodiputados socialistas."La Unión necesita una reacción coordinada de los ministros de Finanzas de la zona euro para relanzar la demanda interna", agregó la presidenta socialista de la Comisión de Asuntos Económicos del Europarlamento, Pervenche Béres.Pero si Durao Barroso se pronunció contra un plan de relanzamiento económico, también admitió que la "UE no está completamente inmunizada a una desaceleración económica en Estados Unidos", confirmando que la Comisión Europea iba a revisar a la baja el mes próximo su estimación de crecimiento en 2008.En noviembre pasado, Bruselas apostaba a un crecimiento de 2,4% del PIB (Producto Interior Bruto) en la UE para 2008 y 2,2% en la Eurozona.De todos modos, Durao Barroso indicó que la zona de la moneda única no corre el riesgo de una recesión. "Nadie habla de recesión en Europa", dijo.