El mercado estadounidense abre marcado por los datos del paro semanal. El Dow Jones, indeciso en su apertura, se deja un 0,01% y se coloca ligeramente por debajo de los 12.350 puntos. Mientras el tecnológico Nasdaq sube un 0,06% y el S&P 500 se queda en negativo en el 0,02%.

El Dow Jones no quiere dejar escapar el máximo marcado ayer desde el mes de febrero. Los valores que están tirando hacia arriba en el Dow Jones de industriales son dos grandes del sector, Chevron y Exxon Mobil, y celebran así la aprobación de un nuevo plan energético por parte del Gobierno de Obama. En el lado de los recortes, JP Morgan encabeza las pérdidas.

Así, el Dow Jones caía en la apertura un 0,01%, por debajo de los 12.350 puntos en una sesión que se ha levantado con la desilusión de los datos de paro semanal. Se reduce el desempleo en Estados Unidos, aunque menos de lo esperado. Las peticiones de subsidio por desempleo alcanzaron las 388.000 solicitudes hasta el 26 de marzo, son 6.000 menos que la semana anterior, pero que contrasta con la previsión de los analistas que esperaban una mayor caída. Y no hay que olvidar que ya Wall Street soporta tres días marcado por el empleo en Estados Unidos con los datos ADP de ayer, hoy el paro semanal y mañana los datos oficiales del Gobierno.

El tecnológico Nasdaq, por su parte, crece ligeramente un 0,06% hasta los 2.778 puntos. Y el S&P 500 se mantiene en la línea de apertura, cayendo un 0,02% hasta los 1.327 puntos. En el plano empresarial, hoy se ha conocido que Microsoft ha denunciado a su eterno rival Google ante la Comisión Europea alegando un abuso de posición dominante sobre el mercado.

Mientras, Wall Street sigue pendiente de la publicación a esta hora del dato del PMI de Chicago y los pedidos y también de la Reserva Federal que dará hoy a conocer los nombres de los bancos que acudieron a la ventana de descuento cuando comenzara la crisis, allá por el año 2008. Además, la FED ha rechazado la oferta de American International Group para recomprar una cartera de activos respaldados por hipotecas por valor de 15.700 millones.