El índice sectorial de bancos europeos no pasa por su mejor momento. De los 28 bancos cotizados que lo integran sólo cuatro entidades consiguen rentabilidades positivas desde que comenzase el año, entre las que destaca Bankinter con una revalorización del 7,8%, el austriaco Erste Bank, y los italianos Finecobank y BPER. CaixaBank tiene una participación en el austriaco del 9,9%.

En el Viejo Continente el único sector que está igual de penalizado en el parqué es el farmacéutico. “Los bancos europeos han tenido una posición claramente débil desde enero pasado, cuando alcanzaron su punto máximo. Las farmacéuticas no han ido a ningún sitio desde 2015”, comentan desde la firma de análisis francesa Alphavalue.

En España la situación de los bancos tampoco es mejor. Sólo Unicaja, Bankinter y Liberbank consiguen alzas en 2018. El banco andaluz se revaloriza un 14% y como el resto del sector está barato por PER (ratio precio-beneficio) de 13 veces y cotiza a un precio por valor en libros de 0,6 veces. Como BBVA, Banco Santander, Caixabank y Liberbank cuenta con el beneplácito de los analistas, ya que el consenso recomienda comprar sus acciones. La rentabilidad por dividendo se sitúa en el 1,4%, lo que la convierte en la más baja del sector. El consenso le otorga un posible recorrido de revalorización del 8%.

 

Cotización del sector bancario, farmacéutico y el Eurostoxx 600 desde 2014.

 

Liberbank no remuneró a sus accionistas en 2016 y 2017, mientras que su plan estratégico contempla recuperar el dividendo este año, con el reparto del 20% de los beneficios. La entidad nacida de la unión de cajas de ahorros como Cajastur, Caja de Extremadura, Caja Castilla-La Mancha y Caja Cantabria se revaloriza en el año un 2%. Cotiza a un precio por valor en libros de 0,5 veces y el consenso le da un potencial alcista del 25% hasta los 0,56 euros por acción, según recoge Reuters.

En el caso de Bankinter, los analistas que siguen su a día a día en bolsa no son tan optimistas, ya que sólo le dan un potencial del 1,5% y recomiendan ‘mantener’ las acciones en cartera pero no seguir incrementando posiciones. El banco que lidera María Dolores Dancausa tiene un PER de 14,8 veces, el segundo más alto tras el 22,7 de Bankia y cotiza a un precio por valor en libros de 1,7 veces. Sin embargo, lo más interesante es su ROE, las siglas mágicas de la banca que no significa otra cosa que su rentabilidad financiera, que se sitúa en el 13,3%, la cifra más alta entre las entidades nacionales.

 

María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter.

 

 

Bankinter combina un crecimiento de resultados basado en ganar cuota de mercado, una gran directiva y control de costes con una plataforma tecnológica a la vanguardia del sector”, apunta Antonio Aspas, socio de la gestora ‘value’ Buy and Hold.

La segunda entidad más rentable en España según sus cuentas del primer trimestre es BBVA, con un alza del 10,2% al 11,9%. Pese a que su consejero delegado, Carlos Torres Vila, apunta que esto se debería reflejar en la acción, ya que están “claramente por encima del coste del capital”, su exposición a Turquía y a México lastra su cotización en el Ibex 35. En lo que va de año cae un 16,5%, sólo por encima de la corrección de Bankia del 18%.

En concreto, su negocio en México le reporta el 34,9% de sus beneficios frente al 25,1% que aporta su actividad bancaria e inmobiliaria en España y el 12,3% llega desde Turquía. En el caso de México, los temores llegan por la incertidumbre que genera el candidato izquierdista Andrés Manuel López Obrador, que las últimas encuestas lo sitúan como el próximo presidente mexicano. El próximo 1 de julio el país azteca celebra sus elecciones federales. En el caso de Turquía, el euro se aprecia un 20,25% en el año frente a la lira turca y sufre una inflación del 12%, lo que ha hecho que su banco central haya subido los tipos de interés hasta el 17,7%.

El tercer banco más rentable es elBanco Santandercon un ROE del 8,67%. Pese a que la cotización de la entidad que encabeza Ana Patricia Botín también está presionada por el contexto de tipos cero del Banco Central Europeo (BCE), se le suma como al BBVA su propia idiosincrasia, como la caída del real brasileño frente a la divisas fuertes. El euro se aprecia un 10,15% frente a la moneda carioca. Los analistas, sin embargo, confían en el banco ‘rojo’ con un potencial alcista del 32% frente al 29,5% que le dan al Sabadell, el segundo en este apartado.

Tipos al 0% hasta el verano de 2019

“La reunión de la semana pasada BCE no presentó demasiadas sorpresas, retrasando el final de la recompra de bonos para diciembre de 2018 y la subida de tipos para finales de 2019, lo que supone seguir presionando las cuentas de los bancos un año más. Por valoración, el sector financiero cotiza a múltiplos muy bajos pero existen dos problemas, el primero es que no se ve de donde va a venir el crecimiento de ingresos, basándose la mejora de resultados únicamente en recorte de costes y el segundo la competencia creciente de los nuevos operadores digitales, que presionan los márgenes de los bancos”, apunta Aspas.

Lo cierto es que el BCE se comprometió el pasado jueves a mantener los tipos de interés en el 0% hasta “al menos” el verano de 2019 si la inflación sigue evolucionando como hasta el momento. El sector bancario sería el principal beneficiado ante dicha subida de tipos. “A medida que aumenta el coste de financiación los márgenes de los bancos mejoran, por tanto, mientras más se aplace ese incremento, peor será su comportamiento en la renta variable”, explica Antonio Sales, analista de XTB.

 

Cotización de Deutsche Bank en 2018.

 

De momento, la institución que preside Mario Draghi ya ha anunciado que reducirá su programa de compra de activos desde los 30.000 millones mensuales hasta los 15.000 millones a partir de octubre y en 2019 terminará con estas adquisiciones.

Se da la circunstancia que los ‘halcones’ que más presionan al italiano Draghi para que normalice la política monetaria del BCE son alemanes y holandeses. Precisamente en el índice sectorial de bancos, el Eurostoxx  Banks, los que peor están en 2018 son las entidades germanas Deutsche Bank, que se deja un 40,4%, mientras el Commerzbank cae cerca de un 29%. Ambas arrastran problemas y entre las soluciones que plantean los directivos está la fusión. En el primer trimestre, Deutsche Bank obtuvo un beneficio de 120 millones de euros, lo que representa un retroceso del 79% respecto al año anterior.