El dólar se negociaba mayormente a la baja el miércoles cerca del mediodía, a medida que las monedas más vulnerables al riesgo eran impulsadas por los precios de los bienes básicos y por el optimismo inspirado por los acontecimientos en Asia. El dólar cambiaba de manos en 93,30 yenes frente a los 93,14 yenes previos.