La maltrecha entidad franco-belga ha sido suspendida de cotización cuando caía más de un 14% en el Dax y un 17% en la bolsa de Bruselas.

El banco de origen franco-belga Dexia ha sido suspendido de cotización esta tarde. En el momento de la suspensión cotizaba con una caída del 17,24% en los 0,84 euros en Bruselas. En el Dax se dejaba un 14,66% hasta los 0,879 euros.

Dexia está al borde de la quiebra y los Estados de Francia y Bélgica buscan soluciones para nacionalizar la entidad por segunda vez.

De momento el escenario que se baraja es el de la creación de un ‘banco malo’ que agrupará los activos nocivos de Dexia, valorados en más de 100.000 millones de euros.

El Gobierno belga encauza la nacionalización de Dexia Bank Belgique, la parte belga de la maltrecha entidad financiera.

Además, el ministro de Economía luxemburgués, Luc Frieden, ha informado que Dexia está en conversaciones con un grupo de inversores internacionales interesados en adquirir su filial en Luxemburgo. En el proceso, el país podría adquirir una participación en la entidad, según ha comentado Frieden.