La empresa Deutsche Telekom ordenó el espionaje de periodistas y de empleados sospechosos de filtrar informaciones a los medios ya en al año 2000, casi un lustro antes de lo que se conocía hasta ahora, revela hoy el rotativo Financial Times Deutschland.El diario añade que el espionaje tuvo entonces un alcance mayor aún que el que se produjo a partir del año 2005, ya que no se limitó a escuchas de las llamadas telefónicas de los periodistas o empleados de Telekom sospechosos. El pasado fin de semana, la mayor empresa alemana de telefonía reconoció haber pinchado las llamadas telefónicas de varios periodistas y altos directivos de la propia firma, lo que atenta contra la legislación vigente.