Deutsche Bank ganó 1.200 millones de euros en el segundo trimestre del año, lo que supone un aumento del 3,3% respecto a los 1.160 millones del mismo periodo del año pasado.


A pesar de la subida, el resultado se ha quedado algo por debajo de las previsiones del mercado. Los analistas consultados por Bloomberg esperaban de media 1.300 millones de beneficios, después de los 2.060 millones logrados en el primer trimestre.

Las adquisiciones de la entidad han impulsado las ganancias de la banca de consumo y de gestión de activos.

Por su parte, el Tier 1 marca un record en el 14%. Se ha reforzado hasta el 10,2%, un incremento de 150 puntos básicos en los primeros seis meses de 2011. El producto neto bancario ha sido de 1.200 millones de euros.

En la primera mitad del año, el beneficio neto de Deutsche Bank ha sido de 3.400 millones de euros, lo que representa un incremento frente a los 2.900 millones del mismo semestre de 2010. El beneficio antes de impuestos se ha situado en los 4.800 millones.

La entidad mantiene su objetivo de alcanzar un beneficio antes de impuestos anual de 10.000 millones de euros.