Tribunal de Comercio de Bruselas ha desestimado las demandas de unos 2.400 accionistas minoritarios del grupo Fortis perjudicados por la desmembración de la entidad y que reclamaban a ésta la anulación de las cesiones a los estados belga y holandés, así como daños e intereses subsidiarios por la operación, entre otras demandas. No obstante, han ordenado a Fortis que entregue una serie de documentos que demuestren su valor en el momento de la venta, datos que, según los accionistas minoritarios, podrían probar que la entidad fue en efecto "malvendida".