En el primer trimestre la fusión entre British Airways e Iberia transportó 11,5 millones de viajeros.
El factor de ocupación de los vuelos de IAG alcanzó hasta marzo el 73,9%, lo que representa un descenso de 2,4 puntos porcentuales, mientras que la demanda medida en pasajero por kilómetro transportado aumentó un 5,6%.