La compañía perdió en los tres primeros meses del año 7,6 millones de euros, frente a los números rojos de 9,9 millones de euros del mismo trimestre del año anterior.

Comentan en la entidad que esta ligera mejora se ha conseguido, además, en un contexto de subida de las materias primas. Apuntan que el aceite de oliva en origen aumentó entre un 20% y un 28%, dependiendo de la variedad. En una nota de prensa apuntan en la compañía que estas cifras “demuestran que la nueva estrategia de gestión está empezando a dar frutos”.

En las cifras se aprecia un cambio de tendencia con respecto a trimestres anteriores. “La rentabilidad del negocio también ha mejorado notablemente: el EBITDA aumentó un 23,2%, hasta los 11,9 millones de euros, y el margen de EBITDA / ventas creció en 1,1 puntos porcentuales, lo que representa un incremento del 19,29% en el ratio de rentabilidad”.

En este entorno, la deuda financiera neta aumentó ligeramente, un 1%, por la necesidad de incrementar el aprovisionamiento, “que se concentra en esta época del año, y así garantizar existencias de materia prima que cumplan los estándares de calidad de la compañía”, dicen en la firma. Por regiones, todas las unidades de negocio mejoraron respecto a hace un año, tanto Estados Unidos como Europa.

Deoleo explica que a pesar de que ya “ha llevado a cabo medidas de calado, como los expedientes de regulación de empleo en España e Italia, esenciales para garantizar el futuro y la competitividad de la compañía. Asimismo se está abordando la transformación de la estructura industrial y organizativa del grupo, con medidas concretas, como la venta a finales de 2016 de la planta de Antequera y el alquiler de la planta de Inveruno”. Consideran en la compañía que ”todas estas medidas se reflejarán a corto plazo en los resultados de la compañía, como ya lo evidencian las cifras del primer trimestre de 2017”.