La bolsa de Frankfurt muestra síntomas de claro deterioro. Algunos valores muestran rotura de soportes, otros huecos bajistas y en algún caso la tendencia de fondo es bajista.

Daimler perdió el soporte de 61,60-62,50 y muestra un gráfico muy débil, BMW no está mejor. Bayer perdió el soporte de los 109,50. Basf está bajista. SAP muestra síntomas de debilidad y posible vuelta. Merck tras perder los 100 acelera las caídas.

En general la impresión tras observar los 30 valores que componen el DAX es que estamos en un mercado débil en que la excepción son los valores con presión compradora de fondo (como puede ser Infineon).

Curiosamente todo esto se produce con un tímido repunte de la volatilidad. Seguimos en una situación extraña en que conviene mantener la cautela. Da la impresión de que los inversores siguen tranquilos mientras que se produce deterioro técnico en Europa y sesiones volátiles tras un fuerte rally en los Estados Unidos, ambas cosas  conducen a extremar la prudencia.