Dos referencias negativas y una positiva, para compensar. El mercado americano cuenta con una caída del índice de actividad de la FED de Filadelfia y de las ventas de viviendas. La nota positiva la puso el índice de indicadores adelantados, que subió un 0.7% en el mes febrero.

El índice de actividad manufacturera de la Fed de Filadelfia (conocido como Philly Fed) ha caído en abril hasta los 8,5 puntos desde los 12,5 de marzo. El dato es peor de lo previsto por el mercado. Los analistas consultados por Bloomberg esperaban de media una lectura de 12 puntos. El indicador que muestra los nuevos pedidos cae hasta los 2,7 puntos desde los 3,3 anteriores. Aunque el índice de empleo sorprende al subir hasta 17,9 enteros desde los 6,8 previos.

Por otra parte, las ventas de viviendas de segunda mano bajaron en EEUU un 2,6% en marzo, hasta una cifra total y anualizada de 4,48 millones de casas. Los analistas consultados por Bloomberg esperaban de media una subida del 0,2%, después de que en febrero las ventas sufrieran una bajada del 0,6%. En comparación con el mismo mes del año pasado, las ventas subieron un 5,2%. Los precios subieron un 2,5%, hasta una cifra media de 163.000 dólares. El stock de viviendas de segunda mano bajó un 1,3%, hasta los 2,37 millones, con lo que al actual rito de ventas se necesitarían 6,3 meses para acabar con él.

El índice de indicadores adelantados publicado por Conference Borad subió un 0,3% en marzo, después de un aumento del 0,7% en febrero. Los analistas consultados por Bloomberg esperaban de media un alza del 0,2%. Este índice mide una serie de factores que van desde el desempleo hasta los permisos de construcción y adelanta las tendencias de la economía con hasta