Los analistas de Bankinter destacan que hoy tiene lugar la cuádruple hora bruja, con los inversores cerrando sus posiciones y abriendo otras nuevas de cara al siguiente trimestre, elevándose así la volatilidad.

Sesión con vencimiento trimestral simultáneo de opciones y futuros sobre índices y acciones, lo que se conoce como Cuádruple Hora Bruja. Los inversores cierran sus posiciones y abren otras nuevas de cara al siguiente trimestre, lo que origina un volumen elevado y concentrado a partir del mediodía, elevándose la volatilidad. Esto suele marcar la tendencia de las siguientes semanas.

Con la aprobación de la reforma fiscal en EEE.UU a la vuelta de la esquina - que forzará revisar al alza las estimaciones de BPA 2018/19 -, pensamos que los inversores no se arriesgarán a renovar sus posiciones en futuros y opciones con un sesgo bajista.

En el frente macro la atención estará en la Producción Industrial americana, que se espera desacelere hasta +0,3% (m/m) desde +0,9%. Octubre fue excepcionalmente bueno debido a la reconstrucción tras los huracanes. La Utilización de la Capacidad Productiva, que también se publica hoy, confirmará su lento pero progresivo avance: 77,2% vs 77,0% anterior. Aún algo alejada del 80%, nivel a partir del cual afloran restricciones de capacidad y, por tanto, presión de costes.

En este contexto, estimamos una sesión con sesgo alcista (bolsas) favorecida por los vencimientos trimestrales. En divisas, el dólar podría fortalecerse por la macro. En bonos, esperamos un leve repunte en TIR, sobre todo en el Bund (ahora 0,29%), cuyo diferencial con EE.UU. se ha ampliado recientemente.

 Ayer: “Los bancos centrales acaparan la atención”

Los bancos centrales (BoE, SNB y BCE) cumplieron el guión y no cambiaron tipos ni sus forward guidances. El BCE mantuvo el tipo de referencia en 0% y el QE en 30.000M€/mes (enero a sept. 2018). Las perspectivas de crecimiento de la UEM se revisaron fuertemente al alza (PIB 2018 +2,3% vs 1,8% ant), pero las de inflación permanecen similares y por debajo de su objetivo (cercano pero inferior al 2,0%).

El tono dovish del BCE resultó en un debilitamiento del Euro (1,1778 EUR/USD) y la TIR del Bund cedió 0,7 p.b hasta 0,304%. También vimos estrechamiento en las primas de riesgo de periféricos (sobre todo de Grecia). El tono de las bolsas fue negativo (EuroStoxx-50 -0,71%, S&P500 -0,3%...).