La entidad francesa Crédit Agricole ha renunciado hoy a aumentar su participación en Bankinter tras anunciar que congelará "cualquier gran adquisición" tras haber recortado sus beneficios un 66,4% en el primer trimestre, hasta 892 millones de euros. El grupo, que recortó sus beneficios debido al impacto de cargas de impago por valor de 1.205 millones vinculadas con su filial estadounidense, Calyon, anunció que su consejo ha autorizado un plan de acción para "contener la actual crisis financiera y el cambiante entorno regulador.