Crédit Agricole duplica las ganancias obtenidas durante el primer semestre del año. Y es que la entidad francesa obtuvo un beneficio atribuido de 849 millones de euros en los seis primeros meses del año gracias al descenso en las provisiones.
Las cuentas del banco galo reflejan el descenso del 7,1% en la partida destinada a provisionar el riesgo de crédito, que se situó en 2.054 millones de euros, mientras que el producto neto bancario de la entidad sumó 10.293 millones, un 19,4% más.

En el segundo trimestre del ejercicio, Crédit Agricole obtuvo un beneficio atribuido de 379 millones, un 88,6% más, mientras que las provisiones por riesgo de crédito bajaron un 13%, hasta 980 millones, a pesar de que el banco tuvo que destinar 713 millones a cubrir las pérdidas relacionadas con su filial griega, Emporiki, de los que 418 millones correspondieron a ajustes en el fondo de comercio de la entidad.