Pese a que el consumo sigue pendiendo de un hilo, Inditex es capaz de seguir llenando sus tiendas. Sus cuentas lo confirman. Durante el primer trimestre de su año fiscal, la compañía que preside Amancio Ortega ha registrado un beneficio neto de 301 millones de euros, lo que supone un aumento del 63% si se compara con el mismo periodo anterior.
Una vez más, las cuentas de Inditex no decepcionan. La compañía que preside Amancio Ortega vuelve a capear la crisis al registrar un aumento de su beneficio del 63% durante el primer trimestre de su año fiscal. Y es que la multinacional textil ha conseguido obtener un beneficio neto de 301 millones de euros (desde el 1 de febrero hasta el 30 de abril), frente a los 184 millones de euros registrado en el periodo anterior.

La cifra de negocio del grupo gallego se situó en 2.665 millones de euros, con un incremento del 14% en relación al mismo periodo del año anterior, cuando las ventas de la compañía alcanzaron los 2.338 millones de euros.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) de Inditex fue de 560 millones de euros, lo que supone un repunte del 42% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, en tanto que el beneficio neto de explotación (Ebit) creció un 63%, hasta los 405 millones de euros.