Los fabricantes de componentes para automóviles Continental y Schaeffler anunciaron hoy un acuerdo de cooperación en compras con la intención de ahorrar anualmente hasta 400 millones de euros. Se trata del mayor acuerdo conjunto desde la adquisición de Continental por la empresa familiar Schaeffler el pasado otoño. Ambas empresas atraviesan actualmente dificultades económicas. Continental, que cojeaba en el momento de la adquisición por Schaeffler, por el peso de la compra por 11.400 millones de euros de Siemens VDO, ha recibido el azote de la crisis del automóvil. Schaeffler, que adquirió el 49,99 por ciento de Continental el pasado agosto, antes de estallar la crisis, tiene ahora problemas de liquidez para hacer frente a la operación y no se descarta incluso que los bancos acreedores tomen sus riendas.