Los trabajadores han vuelto a trabajar a la refinería Grangemouth en el centro de Escocia, según ha indicado su sindicato, con lo cual ha concluído una huelga de 48 horas que obligó a cerrar un importante oleoducto del Mar del Norte. Pero UNITE, el sindicato más grande de Gran Bretaña, ha señalado que persiste la posibilidad de realizar acciones adicionales a menos que el propietario Ineos se retracte en una disputa sobre pensiones.